Las Tapas del Mediterraneo

Barcelona es un privilegiado balcón que mira al mar Mediterráneo, mientras que sus raíces se encuentran se hunden en las montañas y el interior de la península ibérica. Como todo puerto, es un viavai permanente, histórico y actual, de viajeros y civilizaciones, lo que permite a la Ciudad Condal una riqueza cultural inigualable. 

Barcelona, el mejor destino del turismo gastronómico

La capital catalana es un destino de los más atractivos, pletóricos de gemas de la arquitectura, de la cultura, del ocio. Y también la Meca del turismo foodie, aquellos viajeros que buscan las experiencias gastronómicas únicas que ofrece la ciudad de Gaudí. 

Si clasificas en esta clase de trotamundos, has llegado al lugar indicado, donde te mostraremos los platos de Barcelona más renombrados: las tapas, esos bocadillos que son un arcoíris de sabores en la boca y que hermanan tierra y mar, los frutos de la pesca y del trabajo del surco y el establo.

Es necesario recorrer las calles de los barrios del Born y del Gótico, pletóricos de restaurantes tradicionales y bodegas reconocidas por sus tapas y vinos. Aunque la capital catalana tiene una cultura de tapas diferente al resto de España, algunos platos son muy típicos y pueden encontrarse en todo el país; es claro que no faltan en Barcelona:

  • Pa amb tomàquet: una rebanada de pan untada con tomate, ajo y aceite de oliva, una bandera de la ‘cocina pobre’.
  • Bomba: una croqueta redonda rellena de carne picada y cubierta con patatas y un poco de alioli. Se dice que nació en La Cova Fumada, un bar de la Barceloneta.
  • Butifarra: un tipo de salchicha gruesa, hecha de cerdo; se condimenta y cocina de muy diversas formas, cruda, frita o asada a la parrilla.
  • Esqueixada, una ensalada fría con bacalao desalado, pimientos, aceitunas y tomates.

Disfrutar las tapas típicas de Barcelona

Pero además de las tapas tradicionales ibéricas, la gastronomía catalana, enriquecida con  pescados y mariscos frescos del Mediterráneo y de las carnes y productos agrícolas cosechados en el interior: El resultado es una gastronomía completa capaz de satisfacer todos los paladares, los más exigentes y los más simples, carnívoros, vegetarianos y veganos.

Si tienes reservado un par de días en Barcelona, no puedes pasar de alto las siguientes tapas:

  • Butifarra amb mongetes: Butifarra con alubias blancas. Es uno de los platos más populares de la región.
  • Suquet de Peix: Una receta muy humilde pero muy sabrosa. Nació como un guiso marinero que utilizaba pescado no vendido. Hoy es un poco más refinado y un clásico de la gastronomía local .
  • Escalivada, verduras asadas (pimientos, berenjenas y tomates) acompañadas de un picatostes, pequeños dados de pan tostado o ligeramente frito o salteado en aceite de oliva o mantequilla .
  • Fricandó: Estofado de ternera con setas de temporada
  • Esqueixada: Un plato de verano a base de bacalao, tomate, cebolla, aceitunas negras y aceite de oliva virgen extra.
  • Calçots: Las reinas de Catalunya, una variedad de cebollas largas cocinadas a la parrilla y servidas con la típica salsa romesco, envueltas en papel de diario sobre una teja.
  • Bocadillo de calamares: pese a que se encuentra en muchos sitios de España, en Barcelona es un arte, con sus productos frescos y pan artesanal. 
  • Patatas bravas: Se trata de patatas fritas en forma de cuadros servidas con salsa brava, una salsita hecha con pimentón, cebolla, ajo y aceite de oliva.
  • Gambas a la plancha: Su inconfundible aroma perfuman el aire de la Ciudad Condal.

Las tapas, además de una sinfonía de sabores, son un evento social. Invitan a compartir y a las conversaciones. Y jamás se disfrutan en seco, siempre van acompañadas de un buen vino… o de una buena cerveza… y muy en especial, las tapas mediterráneas de Pasa .Tapas. Reserva tu mesa desde aquí